Hace un tiempo, participé en un conversatorio organizado por FEDOCAMARAS,  donde el tema fue sucesión en empresas familiares, frente a un gran grupo de empresarios de todas partes del país se sentaron uno al lado de otro, sin mesa principal ni mucho protocolo, de un lado Frank Rainieri y su hijo Frank Elías (Grupo Punta Cana) en el medio Jochi Vicente (Presidente Cámara de Comercio Santo Domingo) y del otro lado Giuseppe Bonarelli (Don Pepino) y su hijo que lleva el mismo nombre (El Catador, Pizzarelli etc.)

Como podrás observar ambas familias tienen grandes Emporios, Punta Cana nombre internacional por el cual nuestro  país, República Dominicana tiene más reconocimiento a nivel internacional y El catador ,la empresa más grande de importación y distribución de bebidas. Pero ¿qué fue lo interesante de este encuentro?:

  1. Tal como habíamos conversado antes, la suerte no existe. Estas familias hicieron estos emporios basados en trabajo, disciplina y buenas relaciones. Ambos coinciden que siempre tuvieron sus metas claras de lo que querían ser y hacer, Frank visualizó Punta Cana cuando se veía sólo “monte y culebra”, pero su visión hizo que cada día fuera dando los pasos para construir una ciudad, donde hoy además de los turistas viven familias, provistas desde la alimentación básica hasta los más lujosos restaurantes y discotecas del mundo.
  2. La perseverancia asegura el éxito, Don Pepino viene de atender clientes en su pizzería, su esposa atendía la caja, esto nunca les pesó, tenía su mente clara en lo que quería y nunca desistió y aún sigue emprendiendo y ayudando a crecer los negocios.
  3. Las parejas deben ser complemento y sumar. Me llamó mucho la atención que ambas cabezas de familia mencionaron y resaltaron la importancia de sus parejas en el logro de estas grandes empresas, Don Pepino mencionó que dirige dos grandes empresas, Los negocios y la familia, y que la familia es la más importante. Fue muy enfático cuando digo: “mis hijos se pueden equivocar en los negocios, pero soy implacable cuando se equivocan en sus familias. La familia es lo primero”
  4. Grupo Punta Cana y Grupo Bona han tomado un gran giro al involucrar sus hijos en la toma de decisiones, esto es sumamente importante, primero porque los hijos les duele el negocio de la familia y segundo porque son sangre nueva,  esto ligado a la experiencia de los “Viejos” hacen una mutual explosiva y exitosa. Nosotros desde ahora Involucremos nuestros hijos en los emprendimientos.
  5. Los modelos deben adaptarse a las necesidades y gustos de cada empresa y familia, Grupo Punta Cana tiene otros accionistas que participan en la toma de decisiones mientras que el grupo Bona y el catador son totalmente de la familia Bonarelli, ¿cuál modelo es mejor? Pues el que le convenga, ambos han demostrado ser exitosos, eso sí, ellos coinciden en que las decisiones se toman por la sangre, ósea que las esposas, esposos de su descendencia no tienen decisión en los negocios y esto es un punto a tomar en cuenta ya que coinciden en ambos modelos.
  6. Un paso a la vez, cada una de estas familias ha construido más que un negocio, han construido un sueño y lo han hecho resolviendo un tema a la vez, sin desesperarse ni querer volar sin caminar, nos dice Frank, primero aprendan a gatear y luego caminar, hagan una buena zapata para que el edificio crezca mucho, pero fuerte.
  7. En lo sencillo está lo grande, este conversatorio fue hecho sin actuaciones ni discursos, sólo respuestas a preguntas del moderador, ¿Cómo iniciaron? ¿Cuáles han sido sus momentos difíciles? ¿Cómo se ha traspasado el mando? No te imaginas lo enriquecedor que fue, me ha hecho seguir reflexionando de cómo debemos actuar y de las cosas que hacemos cada día para lograr nuestros sueños, porque recuerda que aunque empieces pequeño, EmprendeGrande.
Conoce más sobre grupo Bona aquí y Grupo Puntacana aquí