Un día un amigo me ve en la calle y me dice tengo que conversar contigo, yo un poco extrañado al no saber la razón esperé a que el encuentro fuera materializado, si sabia que era algo bueno pues ya habíamos conversado de temas diversos en diferentes ocasiones y siempre eran conversaciones constructivas.

Un día ya en la noche me llama y pasa por mi casa, pero antes de decirte de esa visita, te cuento que el día anterior vi un programa de televisión donde un amigo pastor fue entrevistado y me sentí identificado con su testimonio y me dije, tengo que conversar con el, y conocer mas de la palabra de Dios.

Volviendo a la visita, el amigo cuando llega empezamos a conversar sobre temas variados, y al final fuimos llegando a la pregunta, ¿ por que vine a visitarte? para hacerles la respuesta corta, me dijo, sentí un llamado de Dios para que te visitara!  yo no soy fanático de nada, por lo que la religión para mi es práctica, ” Hacer el bien” pero cuando me dijo esas palabras sentí que eran reales, y lo acepté como una invitación para acercarme mas a Dios.

Seguro te pasa igual que a mi, que sientes que llevas una vida  buena, que no haces el mal, y que rezas a Dios, pero siempre hay oportunidad de acercarse mas, de vivir en conversación constante con Dios, de leer la biblia y de orar con fuerza y fe de que Dios premia a sus hijos.

Te invito a leer la palabra, a vivirla pero sobre todo a hacer el bien a los demás entendiendo que es para agradar a Dios, no al hombre.