¿El haber nacido de padres pobres, o de padres ricos influye? ( Léase Padre Rico Padre Pobre de Roberto Kiyosaki)

Hay muchas teorías sobre si la suerte existe, te invito a que si quieres emprender y atreverte no creas en ella y te diré por qué:

Desarrollarse depende de muchas cosas, la oportunidad digamos que es una de las más importantes, ahora ¿a qué llamamos oportunidad? Para mí la oportunidad es el momento indicado, las herramientas indicadas, la preparación requerida, lugar adecuado y todo esto se conjuga. Ejemplo:

Conseguir un buen empleo pudiera ser una oportunidad, y si este empleo o negocio que obtuviste fue fruto de buenas relaciones, o como se dice de “enyavismo”, ¿eso es suerte? pues no lo creo. Ese “enyavismo” surgió de alguna situación anterior con esa o esas personas que decidieron darte el apoyo, entonces no fue casualidad, hubo una causa diferente a la curricular.  Con esto no justifico el no tomar en cuenta la preparación, pero es para que vean la importancia de las buenas relaciones y de que la semilla que plantaste ayer, te dará frutos mañana. Muy posiblemente esa relación fue fruto de tus padres o de algún familiar, eso tampoco es suerte, pues fue un esfuerzo y una acción que ellos hicieron y que hoy tú la disfrutas, si tienes hijo aprende la lección y has acciones de bien que estas mañana pueden cosecharlas tus hijos.

Eso mismo lo puedes aplicar al emprendimiento, si reconociste un nicho de mercado y entraste a tiempo, lograste conectar con el consumidor, hermano, hermana, eso no es suerte, es simplemente que tu preparación, tu dedicación te hizo abrir la mente lo suficiente para poder ver algo que otros no vieron.

Te voy a poner el ejemplo del Vegano Juan Carlos Payano, que viene de vivir en la extrema pobreza, pasar hambre, andar descalzo y dormir sin sabanas, hasta convertirse en Campeón Mundial de Boxeo en el año 2015. Escuchar su historia nos dice que la suerte para él fue quererse superar cada día, pensar positivo, hacer muchos sacrificios, tocar puertas, pensar y Emprender en Grande.

Como el,  muchas personas más han logrado llegar a la cumbre de sus sueños, y en todas las historias existe un común denominador,  se dedicaron a cultivar las relaciones, se mantuvieron en el aula, fueron agradecido, supieron ser siempre humildes pero sobre todo siempre siguieron adelante. Por eso te digo la suerte no existe, existen las oportunidades para aquel que se prepara, aquel que piensa positivo, aquel que actúa por el bien común y que siempre sigue!

Aunque empieces pequeño, Emprende en Grande

Eduardo Gómez