Intraemprendimiento

 Emprender dentro de tu trabajo actual, es Intraemprendimiento.

 

El tema no es nuevo, sin embargo se está conociendo fuertemente en estos últimos años en nuestro país, República Dominicana.

Tenemos una jóven,  que con su proyecto Potenciando ha estado diseminando la semilla y motivado el tema a su paso por todos los ambientes en los que colabora.

Me complace tener  como invitada a Shaula Montás,  una joven que admiro, que transmite confianza y potencia. Ella nos explicará los aspectos básicos de Intraemprendimiento, te adelanto que para lograr hacer esto realidad debemos implantar la cultura emprendedora en las personas que laboran en la empresa así como en sus directivos.

 

Adelante Shaula:

 

Hola Eduardo, gracias por tenerme en tu espacio, les cuento que antes de leer el articulo les pido se pongan en actitud de mentalidad abierta y que vean esto como una pequeña introducción al mundo del intraemprendimiento, que puede ser no solo dentro de las empresas sino también un emprendimiento en sus vidas.

El intraemprendimiento se enfoca en mejorar las cosas que ya tenemos, en innovación, en liderazgo y ayuda mucho al crecimiento de las empresas y de los colaboradores.

El intraemprendimiento tal como lo menciona Eduardo requiere  colaboración de los directivos y un liderazgo fuerte para hacer que las cosas sucedan, espero que lo disfruten y quedo a su orden.

 

EL INTRAEMPRENDEDOR, COLABORADOR CLAVE EN EL FUTURO DE LA EMPRESA

 

El movimiento emprendedor siempre ha existido, no obstante en los últimos años hemos visto un crecimiento exponencial del mismo. Nuestro país y el mundo tienen grandes casos de emprendedores, unos han imitado proyectos exitosos, otros son productos de una creativa innovación.  No obstante, a raíz de los procesos sistemáticos y la rutina, la chispa creativa se puede desvanecer.

 

En un reciente estudio global hecho por Ernst & Young, con 263 reconocidos emprendedores alrededor del mundo, el 82% indicó que “la habilidad de innovar es crucial para el crecimiento de toda compañía. No obstante, casi la mitad reconoció que la tarea se dificulta a medida que las organizaciones crecen en tamaño y complejidad.”

 

Tomando esto en cuenta y viendo la necesidad de las empresas en crecer y crear, estas se ven ante la necesidad de fomentar e impulsar el intraemprendimiento. “Un intraemprendedor es un individuo -o grupo de personas- que invierte tiempo suficiente a las ideas innovadoras desde el interior de la propia empresa, a través de procesos abiertos que las recogen, retroalimentan, mejoran y canalizan hacia el éxito, manteniendo viva la llama innovadora original de la empresa.”  Las empresas necesitan reinventarse, generar nuevas ideas, desarrollar nuevas líneas de negocio, aprender e innovar. En este sentido las personas comprometidas y emprendedoras son las únicas capaces de llevar a cabo proyectos innovadores con éxito, generar conocimiento, resolver problemas y además disfrutar con ello.

 

¿Qué tienen en común los intraemprendedores exitosos? Varias cosas. Lo más importante, la confianza de sus jefes y gerencias, caracterizados por una mente abierta a las ideas.

 

¿Cómo puedes fomentar una cultura intraemprendedora? Junto con una sensata política de remuneraciones e incentivos tiene que ser considerada una “cultura corporativa” que se caracterice por la libertad otorgada para desarrollar el potencial creativo de los intraemprendedores.

El Intraemprendedor se desarrolla en función de la intensidad con que se presenten o impiden los “10 factores de libertad” (Pinchot) que plasman los ambientes favorables para la actividad emprendedora dentro de una organización:

 

  1. Autoselección: la compañía anima a que cualquiera de sus miembros se impulse a sí mismo como un intraemprendedor.

 

  1. Nadie es excluido o librado: La compañía provee la manera para que los intraemprendedores permanezcan ligados con sus colegas, jefes y dependientes.

 

  1. El hacedor es quien decide: La gente puede decidir por sí mismo la forma como desempeñar su función y organizar su trabajo sin necesidad de estar buscando sistemáticamente el permiso de los superiores.

 

  1. Holgura corporativa: Existen maneras rápidas e informales de acceder a los recursos para experimentar con las nuevas ideas.

 

  1. Relajar la filosofía del funcionamiento especializado: La compañía puede manejar muchos productos y pequeños negocios experimentales.

 

  1. Tolerancia al riesgo, a los incidentes y los errores: Se anima el tomar riesgos (durante la experimentación con las nuevas ideas): se permite a la gente aprender de los errores.

 

  1. Paciencia financiera: la compañía puede soportar financieramente los experimentas sujetos a sucesivos fracasos iniciales.

 

  1. Libertad sobre la posición: La gente es alentada a fortalecer sus posiciones donde desarrollan, experimentan e implementan sus nuevas ideas.

 

  1. Equipos funcionales cruzados: es fácil formar equipos autónomos.

 

  1. Múltiple disponibilidad de los recursos: la gente puede utilizar libremente los recursos existentes en la compañía.

 

Shaula Montas

Fuentes:

-Mario Dehter: Sociólogo, Facilitador de capacitación y consultor de empresas CEO de ES24

-Estudio Emprendedores Ernst & Young 2011

-Intrapreneuring El Empresario Dentro De La Empresa – Pinchot