Foto en la presa de Rincon, La Vega, República Dominicana.

Hace unos meses en una especie de crisis de existencia al verse acercar cumplir los 35 años, dedique mucho tiempo a pensar en cuál es mi pasión, Cual es mi porque !, y gracias a las recomendaciones de muchos amigos, a sus retroalimentaciones y al convencimiento del valor que debe tener por qué en la vida de una persona puedo decirles que estoy seguro que mi pasión es:

Conectar!

Conectar las personas con otras personas, con aquellas que puedes resolver un problema, con aquellas que puedes crecer, con aquellas que puedes ayudar, con aquellas que te hacen ser cada día mejor persona.

Encontrar tu porque  a veces es fácil, otra te toma tiempo, y lo difícil y que aún no encuentro como; monetizar o vivir de tu pasión, de tu porque. Para mi es difícil querer sacarle provecho económico a conectar las personas pues entonces no sería genuino pero si muchas veces al conectar personas se vuelven mis clientes sin planificarlo y eso obviamente suma a los negocios.

Muchas de estas personas con quién conecto y a quienes conecto las conozco en los programas de capacitación a los que asisto y creo que es una forma de crecer juntos, por eso sí entiendes en algún momento que necesitas llegarle a alguien, conocer de algo y yo te puedo ayudar, contactarme aquí estoy para ayudarte a través de mi pasión, conectar.