Viendo una serie en Netflix, “Billions”, ( https://es.wikipedia.org/wiki/Billions) un episodio en particular me llama la atención. Mi esposa con días muy ajetreados cuidando de nuestras 4 princesas se  duerme,   por lo que al día siguiente debo contarle un poco de lo sucedido. Explicándole a ella el personaje del fiscal me dice, ah pero te estas describiendo! y aunque me causó una sonrisa tuve que aceptar que muchas veces actúo de la misma manera que él lo hizo, y les explicaré para que entiendan a qué me refiero y el poder que tiene para mi el,  Dejalo Pasar.

 

En este episodio en particular,  el Fiscal pasea su perro mientras conversa por el teléfono móvil, le pasa por el lado un ciudadano también paseando  su perro y deja como rastro una montañita de heces del canino, lo que llama la atención del fiscal y  este lo aborda explicándole la falta que cometió al no recoger “eso”, los personajes entran en una discusión fluida hasta que el transeúnte le dice, entendiendo que no es una falta muy grave, “Déjalo pasar”… señores se le encendió el turbo judicial al fiscal y la explicación que da sobre el poder de esas dos palabras ufff genial. En resumen el problema que significa para la justicia, para la sociedad el “dejarlo pasar”, déjalo así, y en nuestros países el, borrón y cuenta nueva.

El Fiscal le hace recoger las heces de su perro al ciudadano.

Cuando dejamos pasar que se tire una basura, dejamos pasar que se pasen un semáforo en rojo, que no se pongan el cinturón, el poder de esas palabras desencadenan muerte, desencadenan en la mente de la gente un sentido de desorden y de que cualquier cosa se puede hacer sin consecuencia, que estamos inmunes a la justicia, que la impunidad es un derecho.

 

En un curso sobre políticas públicas,  observé estadísticas de lo que se cree son las causas del desarrollo o subdesarrollo de los países, muchos pensaron en educación y se desmintió con algunos ejemplos, otros abordaron el tema del clima, geografía, etc. al final la conclusión fue que,  el desarrollo de los países en su mayor porcentaje está relacionado con la fortaleza de la institucionalidad y con los niveles de corrupción, ambos temas ligados grandemente al “Dejarlo Pasar”

 

Maldita impunidad, en resumen para mí la causa de nuestro subdesarrollo, la impunidad política, la impunidad empresarial, la impunidad que empieza en que el dueño de un perro no recoge sus heces y ahí, desde ese insignificante acto comenzamos todos a embarrarnos de mierda.

 

 

Eduardo Gómez